Redoble funebre para lobos y corderos

El invitado. Con Mario Soto y Manuela Oyarzún: Sara y Pedro son un matrimonio humilde. Él está cesante desde hace mucho tiempo, aunque en ella no hay reproche por la situación y se niega a recordar otros tiempos mejores. La presencia invisible de un personaje, nombrado como el Invitado, gravita en sus vidas como el responsable de la miseria. El Invitado duerme junto a ellos, los escucha constantemente y vigila cada paso que dan. La existencia de la pareja está determinada por este tercer personaje. Tomada en su contexto histórico, la crítica planteada en esta obra breve alude directamente al régimen militar y a la constante humillación y menoscabo en las vidas de las personas más humildes, aunque actualmente la lectura puede ser más amplia. Al final, Sara y Pedro le hablan al público en un desesperado intento por saber si ellos han logrado acostumbrarse a la presencia del Invitado. Sin motivo aparente. Con Néstor Cantillana: Pedro García, un hombre de más de cuarenta años, se encuentra en un terreno baldío frente a un hoyo profundo. Le habla a algo o a alguien que está dentro del agujero. Mientras transcurre la escena, se entiende que lo que está ahí es un hombre muerto que él mismo ha matado en un ajuste de cuentas, para vengar la muerte de su amigo. Como en todas las obras de Radrigán, la temática es la desesperanza de la clase más desposeída, la nula posibilidad de ver un futuro que no sea la miseria de siempre y la certeza de que siempre se estará en el mismo lugar. Isabel desterrada en Isabel. Con Solange Lackington: Isabel, una mujer relativamente mayor, camina sola por la calle mientras le habla a un tarro metálico de basura. En el monólogo, ella revela partes de su vida, como la relación con su padre. El hambre es lo que gravita en cada palabras, un hambre que viene desde la infancia y que alude no sólo a la falta de comida, sino también a la falta de igualdad entre las personas. Isabel ama a Aliro, un hombre que, al igual que ella, ha sabido quererla desde la desesperanza y la soledad. Pero Aliro ahora está desaparecido, preso, muerto, no se sabe. Ella lo busca, lo llama, mientras cuenta su soledad, su angustia, su tristeza actual.

×
Obra:
Redoble funebre para lobos y corderos
Dirección:
Rodrigo Bazaes
Elenco:
Solange Lackington, Néstor Cantillana, Manuela Oyarzún, Mario Soto
Año:
2012
Fotógrafo:
Lorenzo Mella R.
Nº Fotos:
10
Teatro:
Teatro De La Universidad Católica
País:
Chile
  
Ver Reseña de la obra
Ultimas fotografias publicadas en Fototeatro Las Mejores Fotografias en Fototeatro Las Obras mas visitadas en Fototeatro
Otelo, tragicamente alamala
Otelo Trágicamente Alamala muestra la dificultad de aceptar al otro por ser diferente y como la mald...
Sumar
Aurora Rojas y un grupo de mujeres vendedoras ambulantes marchan hacia el palacio “La Moneda” en rec...
Alas Negras
El montaje "Alas Negras", unipersonal de la compañía La Fábrica Teatro, bajo la Dirección de Claudia...


Previous Next
Sumar
Aurora Rojas y un grupo de mujeres vendedoras ambulantes marchan hacia el palacio “La Moneda” en rec ...
Otelo, tragicamente alamala
Otelo Trágicamente Alamala muestra la dificultad de aceptar al otro por ser diferente y como la mald ...
Irán #3037
El pasado reciente se hace presente en una casa donde una familia vive la cotidianidad del 2019, com ...


Creative Commons LicenseTodo el material gráfico de este sitio se encuentra protegido bajo la ley del Derecho de Autor by Elio Frugone Piña esta licenciado bajo la Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 2.0 Chile License. Cualquier utilización sin autorización esta penado por la Ley.